* GATO: Madrileño, castizo. En el siglo XVII las gentes de los barrios castizos de Madrid empezaron a autodenominarse gatos, en los ambientes más chulescos, debido a la vida nocturna de la capital, famosa por sus tabernas. Este sobrenombre hacía por tanto clara referencia a la afición del madrileño por salir, merodear, pasearse, socializar, trasnochar y divertirse. ¿Y qué mejor sitio para hacerlo que una taberna?

Si amas Madrid y sus tabernas, tú también eres gat@

Olé LolaThe Irish RoverAREIA
Moby DickSifón